Ausencias

Lo sé, tengo querencia por los lugares sin gente. Y eso no debe ser bueno en un mundo como el fotográfico, donde la calidad de una foto parece estar directamente relacionada con el momento decisivo de Cartier-Bresson -sospecho que si monsieur hubiese sabido cuánto se iba a abusar de su término, se lo habría pensando dos veces antes de abrir la boca- y con el retrato de estudio, la fotografía social, los robados… en pocas palabras, con la presencia del ser humano en la fotografía.

Supongo que la pregunta obvia es ¿por qué me gustan los lugares vacíos? Precisamente porque, igual que la presencia humana da fuerza a una fotografía, su ausencia también cuenta una historia ¿dónde están las personas que deberían aparecer en la foto? ¿Qué les obligó a marcharse? Se pueden escribir mil relatos a partir de un banco de parque vacío, de una calle por la cual nadie pasa, de una estación de tren donde nadie espera a nadie.

La historia de los lugares vacíos es la historia de las gentes que se marcharon, que tuvieron que continuar sus vidas dejando atrás sus recuerdos. Yo quiero fotografiar esos recuerdos; quiero pensar que, haciendo eso, fotografío a las personas de una manera mucho más íntima de la que sus rostros pueden llegar a reflejar.

Sin embargo, sé que probablemente esos lugares vacíos no puedan decirnos nada de la gente que pasó por allí, que vivió, sufrió, amó y perdió, de lo que pensaron, desearon y temieron. Quizás en realidad sea eso lo que ma atraiga de estos lugares, el enigma irresoluble que es siempre un ser humano, de todo aquello que llevamos con nosotros, que no podemos dejar en el camino.

Some years later, Mrs. Ansonia Feathers made the arduous journey to Hodgeman County to visit the last resting place of her only daughter. William Munny had long since sold the place and disappeared with the children… some said to San Francisco where it was rumored he prospered as a dry goods merchant under a different name.

And there was nothing on the stone to explain to Mrs. Feathers why her only daughter had married a known thief and murderer, a man of notoriously vicious and intemperate disposition.

Unforgiven (1992)

About these ads

One comment

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s