Lisboa, besada por el Tajo, brilla en la luz del otoño.