La Ley de la Selva

Hace unos días me llegó un correo electrónico de Obture.com anunciando que el servicio cerraba el próximo 15 de noviembre. En su momento me hice una cuenta, pero debo confesar que le presté tan poca atención que subí mi última foto hace dos años.

Supongo que Obture, como tantas otras, llegó en un mal momento. Flickr vivía su época dorada y Facebook empezaba a convertirse en una seria alternativa para compartir fotos no artísticas. No fue hasta que 500px se hizo un buen lavado de cara y redujo sus precios cuando un número importante de fotógrafos con ganas de mostrar su trabajo empezó a optar por esta alternativa. Obture y otros servicios parecidos sufrieron, en mi opinión, lo que en este artículo sobre Hisptamatic definen como el síndrome de “yo-también“. Las fotos en Obture se veían mejor que en el fotoblog de Yahoo, pero ni existía el componente social de Flickr o Facebook ni los precios eran lo suficientemente atractivos.

Lo cierto es que el fin de Obture me da un poco de pena, sobre todo porque era un desarrollo español y en este país a todo el que se atreve a montar una empresa habría que dedicarle un monumento. Pero más allá del fin de Obture y de la pena o simpatía que pueda despertar el proyecto, hay una reflexión más profunda que ya definió perfectamente hace unos días Victoriano Izquierdo: “Ahora mismo hay un limbo de plataforma fotográfica web increíble. Flickr no termina de morir, 500px no termina de cuajar y Google + y Facebook es como exponer en un bar. Casi que lo mejor es volver al fotoblog propio…

Facebook es la red social por excelencia, Instagram se ha comido el mercado de la fotografía móvil, Twitter el de microblogging… pero Flickr se muere poco a poco -los imperios no caen de un día para otro, simplemente se van desvaneciendo- y ni 500px ni otras alternativas terminan de consolidarse ¿Será verdad, como dice Victoriano, que al final tendremos que volver al fotoblog personal?


3 thoughts on “La Ley de la Selva

  1. Yo veo estas soluciones (Flickr, 500px, etc.) como pasarelas temporales, unas mejor que otras, pero nada definitivo si de verdad quieres mostrar tu trabajo (si eres profesional ya ni te cuento). Para este fin, pienso que la mejor opción sigue siendo una web personal, con tus galerías bien organizadas. Y si acaso, un blog para complementar, mostrar pequeñas pinceladas de lo que vas haciendo, etc.
    Nunca le he visto mucho sentido a pagar por la versión Pro de Flickr, ya que apenas me aporta algo más de lo que me da la cuenta gratuita, y al final no deja de ser una galería alojada en el mismo sitio que millones de personas.

    Les veo la utilidad, porque la tienen, ya que en cada foto que subas puedes contar algo y poner un enlace a tu web, por ejemplo (publicidad de tu sitio personal), que te conozca más gente, pero insisto, no encuentro suficientes motivos para pagar por la cuenta “pro”.

    Un saludo 🙂

    1. Flickr y demás tienen una ventaja clara: te aseguran muchas más visitas que un blog propio, al menos al principio, y te ahorran el dolor de cabeza de tener que organizarte tú el asunto. Para nosotros los aficionados los fotoblogs son mucho más cómodos, aunque entiendo que obviamente no es la solución para un profesional.

      Respecto a la cuenta Pro, a mí sí me daba unas ventajas -espacio de almacenamiento (y no sólo público), acceso a más grupos, más galerías- que han justificado desembolsar el dinero durante cinco años.

      Muchas gracias por pasarte por aquí 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s