Tres días en Amsterdam

Aprovechando las vacaciones navideñas y, para quitarme una pequeña espinaSchipol ha sido habitualmente el aeropuerto de conexión en mis viajes a Libia y Noruega– decidí visitar durante tres días Amsterdam, una de las ciudades más fascinantes y animadas de Europa. O eso dicen.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para ser sincero, debo decir que Amsterdam no me impresionó. No es culpa de la ciudad, reconozco que es hermosa y llena de vida, pero mis visitas a ciudades del norte de Europa durante este año –Copenhague, Oslo, Bergen– han influido de una manera en cierto modo negativa a la hora de visitar la capital de Holanda; aun con todos sus atractivos, me ha parecido un poco más de lo mismo. Estoy seguro de que si hubiera realizado esta visita hace un año, mi impresión habría sido mucho más positiva. Además, el invierno no es la época más propicia para este tipo de ciudades.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y ojo, que yo no haya disfrutado tanto como esperaba no significa que no sea una ciudad totalmente recomendable para visitar. Pasear por sus canales, disfrutando de los edificios que los bordean, es ya un placer para la vista. La ciudad ha convertido una dificultad potencial en uno de sus mayores activos; no en vano se la conoce como la Venecia del Norte.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La ciudad se conserva en perfecto estado, manteniendo una arquitectura que no parece haber cambiado en los últimos siglos. Los edificios son el perfecto contraste para los canales, creando un ambiente muy distintivo, muy del norte de Europa como ya he comentado antes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Incluso el famoso Barrio Rojo posee un atractivo arquitectónico impropio que le dota de un carácter completamente distinto a lo que acostumbramos a entender por una zona ligada a la prostitución.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Otro de los muchos atractivos es su Mercado de las Flores que, aunque menos espectacular de lo que se puede suponer a priori, es un buen lugar para pescar fotografías.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Supongo que he sido injusto con Amsterdam, una ciudad que tiene mucho que ofrecer. Le debo -y me debo a mí mismo- una nueva visita, para confirmar lo bueno y mejorar ese sabor agridulce que me ha dejado la ciudad de los canales. Amsterdam sigue siendo una cuenta pendiente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s