Película, mundo digital y flujos de trabajo

Quien siga este blog con regularidad sabrá que, a pesar de que la gran mayoría de mis fotografías ha sido realizadas con cámaras digitales, también disfruto haciendo fotos con cámaras de película. Esto no significa que pueda considerarme un aficionado de pro a la fotografía química por la sencilla razón de que jamás he revelado un rollo por mí mismo, condición que considero sin equa non para dárselas de entendido en la materia. A pesar de todo, me gusta controlar al máximo el flujo de trabajo que siguen mis fotos, tanto digitales como químicas; en el caso de la fotografía digital yo tomo y proceso mis imágenes, por lo cual tengo control absoluto. Respecto a las fotos de película… bien, digamos que el flujo es algo más complejo.

img027

Como ya he dicho, no tengo ni la experiencia, ni los materiales, ni el espacio para revelar mis rollos de película por mí mismo; es por ello que siempre los llevo a un centro de revelado. Y “revelado” es la palabra clave, dado que siempre solicito que ése sea el único proceso que realicen con la película; nunca pido copias de papel ya que dispongo en casa de un escáner de negativos y diapositivas -un Epson Perfection V350 PHOTO, por si alguien está interesado. Eso me ayuda a ahorrar dinero, dado que las copias suelen costar más dinero que el revelado en sí y, por otro lado, me permite tener un control mucho más estricto de lo que podríamos llamar el “positivado digital”.

Como nada es tan sencillo como parece, el escaneado tiene sus dificultades. La más importante es que es un procesado en sí mismo, como se puede observar en la siguiente imagen.

Captura de pantalla 2014-03-13 14.33.45

Sí, el software de procesado nos permite modificar contrastes, balances, saturación… ¿Es esto un problema? ¿No estamos buscando más control sobre el escaneado? Sí, pero no podemos olvidar que en este caso no estamos hablando de sensores, sino de películas, cada una con sus características -en algunos casos muy definidas. ¿No estamos perdiendo la esencia de esa película en particular al editar los valores de la imagen escaneada? Sí, para qué vamos a engañarnos. Por eso, en un intento bastardo de respetar las características particulares de cada película en la medida de lo posible, yo suelo añadir un último paso, y para ello cuento con la ayuda inestimable de una aplicación: DxO FilmPack 3.

Captura de pantalla 2014-03-13 14.50.31

FilmPack es una aplicación -que también se ofrece como plug in para los principales softwares de procesado- que permite aplicar procesados basados en una serie de películas clásicas. Yo conseguí mi copia gracias a una de esas promociones en las que se ofrecen versiones antiguas de forma gratuita con el objetivo de pescar nuevos clientes para la nueva versión. Por supuesto, no es estrictamente necesario utilizar FilmPack, es relativamente sencillo encontrar presets en internet que emulen distintas películas.

Lo que yo hago -y esto obviamente no es física cuántica- es procesar la imagen que he escaneado con el proceso que simule la misma película con la que se han tomado la fotografía, o con la más parecida posible. Ultimamente estoy usando película Ilford XP2, muy útil dado que es película en blanco y negro que se puede revelar con proceso C41 -el común en la película de color- con el consiguiente ahorro en tiempo y dinero; la otra ventaja de esta película es que está emulada en FilmPack, por lo que no tengo que realizar prueba y error. Para otros tipos películas, en particular las de Lomography, es algo más complicado ya que en general son rollos fabricados por otras marcas; en cualquier caso no es difícil encontrar en internet tablas de equivalencias.

Así, una fotografía recién escaneada tiene este aspecto:

img014 (1)

Tras restaurar esta imagen con FilmPack, la diferencia es notable:

img014

¿Estoy devolviendo a la imagen el aspecto que debería tener? Es imposible saberlo. Incluso en fotografía química, el revelado puede hacer que un negativo dé lugar a imágenes distintas.  Lo que sí he apreciado en general es que los tonos obtenidos -como se puede observar en ambas fotos- vuelven a ser mucho más cercanos a lo que esperamos para una imagen en blanco y negro, sin esos tonos sepias que se supone no deberían estar presentes. Yo, personalmente, me siento mucho más satisfecho con mis imágenes de película desde que uso este flujo de trabajo y seguiré usándolo en el futuro. Pero ya se sabe, tal vez intentar convertir lo químico en digital es una herejía en sí misma y nada de lo que hagamos nos puede salvar de la Condena de los Justos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s