Vuelta atrás

Cuando empiezas a meterte en esto de la fotografía un poco más en serio -que para el noventa por ciento de la gente significa comprarse una reflex– comienzas por adquirir la Santísima Trinidad  de todo aficionado: zoom corto, zoom largo -a veces una combinación de ambos en forma de 18-200 o similar- y el 50mm luminoso y barato porque piensas que cómo puedes perderte una foto por no tener la focal adecuada y que mejor llevar y no necesitar que necesitar y no llevar.

DSCF0790

Si al cabo de un tiempo no te has aburrido de la afición y/o te has pasado al móvil, como le ha sucedido a la gran mayoría de los que empezaron en esto al mismo tiempo que yo, empiezas a pensar en mejorar tu equipo porque, claro, esta lente de kit no da suficiente calidad. Comienzan a llegar a casa los zooms luminosos, los fijos aún más luminosos y los teles que miden como una barra de pan y pesan como una hipoteca.

Y es entonces, en esa época de tu vida como fotógrafo total en cada vez que sales a hacer fotos llevas todas tus lentes para no perderte nada, es cuando se te cruza una belleza  -la Fujifilm X100S en mi caso- de formas rotundas, hechuras clásicas y ¡oh, sorpresa! focal fija.  Y se pasa horas y días a tu lado y en un momento dado, no sabes cuándo, te das cuenta de que no echas de menos cambiar de focal, que es algo que jamás hubieras pensado que te sucedería. Tanto es así, que empiezas a plantearte vender tu equipo de lentes intercambiables y no lo haces porque tu nueva amiga no es sellada, y en esta ciudad en la que llueve y llueve y llueve piensas que hace falta un equipo de ese tipo. O quizás no, porque a fin de cuentas eres un comodón que, a pesar de tener equipo sellado, no sales porque el que no es a prueba de agua eres tú. Y sigues pensando  y ves que otros opinan algo parecido y dudas.

Y al final te das cuenta de antes, cuando oías a alguien hablar de la simplicidad de un sólo objetivo fijo, del dar un paso atrás para componer y demás, pensabas “menudo imbécil”. Ahora resulta que tú te estás convirtiendo en el imbécil. O a lo mejor es que te has dado cuenta de que la fotografía no es lo que tú pensabas que debía ser. O las dos cosas, quién sabe.


One thought on “Vuelta atrás

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s