Conectar los puntos

No, esta entrada no va sobre el célebre discurso de Steve Jobs, sino sobre algo mucho más íntimo. Durante estas vacaciones de verano estuve haciendo fotos con la Olympus mju-II que compré recientemente; no ha sido mi cámara principal durante este verano, pero he disparado un par de rollos con ella. Una tarde decidí llevarme a mis hijos a la playa y metí la mju-II en la bolsa. Esta es una de las fotos que tomé aquella tarde.

img204

Una foto que, técnicamente, no es nada especial; el horizonte, por una vez, está nivelado y no hay zonas sobre ni subexpuestas en exceso aunque la imagen está ligeramente desenfocada -un problema que he detectado en más fotos de la mju-II y que sospecho que se debe a la imposibilidad de elegir el punto de enfoque.

Sí, la foto no es nada del otro mundo, pero me parece la mejor foto que jamás haya tomado con una cámara de película. Los colores de la película Kodak Ektar 100 que mi amiga Theresia me trajo de Alemania me llevaron en volandas a rincones de la memoria que se hallaban enterrados bajo el peso de los años; de repente me vi reflejado en las caras de mis hijos, con diez años, disfrutando de aquellos veranos de mi infancia que parecían interminables. La magia de la fotografía -de la fotografía de película- me permitió cruzar décadas y conectar mi propia niñez con la de mis hijos, unir los puntos hasta crear un lazo invisible pero muy real. Si me preguntan alguna vez por qué amo la fotografía, esta foto será mi respuesta.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s