Antes de la feria

Una de mis obsesiones fotográficas es mostrar el aspecto que tienen lugares que generalmente imaginamos rebosantes de presencia humana: calles, restaurantes… y ferias, como en el caso de esta serie de fotos.

He hablado de Tivoli en otras ocasiones pero hasta ahora nunca había acudido al recinto ferial cuando aún está cerrado. Por lo tanto, y aprovechando que me quedaba medio rollo de Kodak Portra 400 en la Contax G1, decidí acercarme una mañana nublada para descubrir si se podía acceder al recinto antes de la hora oficial de apertura. Para mi sorpresa no sólo fue posible sino que los operarios, que estaban llegando en ese momento, no me prestaron la más mínima atención.

img338

img328

img337

img332

img331

La sensación no fue tan extraña como esperaba; tal vez me estoy acostumbrando a las calles semi vacías de Stavanger o quizás es porque cada vez que he visitado Tívoli ha habido menos gente de la que esperaba -sería interesante hacer el mismo ejercicio en algún gran parque de atracciones. Hasta entonces, Tivolí tendrá que servir para calmar mis obsesiones.

img333

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s