Un verano con la Leica X2

Hace ya algún tiempo que vendí mi Leica X2 y apenas he escrito nada sobre ella a pesar de ser la cámara que me convenció para viajar con una sola distancia focal. Como más vale tarde que nunca, quiero compartir mi experiencia con esta compacta de la firma alemana.

img_0797

Quien esté buscando información sobre los detalles técnicos de la X2 no los va a encontrar aquí; hay decenas de sitios web con información y pruebas exhaustivas de esta cámara que, recordemos, salió a la venta en 2012. Esta entrada intenta centrarse en mi experiencia como usuario de la X2, por qué decidí comprarla y por qué decidí venderla.

En realidad, el motivo para comprar una cámara de este tipo es muy sencillo: es una Leica. Es una cámara de la misma casa que aquellas que leyendas como Robert Capa utilizaban. Sí, lo reconozco, la mitomanía jugó un papel fundamental a la hora de tomar la decisión. Además la X2 es una Leica de verdad, fabricada en Alemania, no una de esas Panasonic que la casa teutona tunea, remarca y cobra a mucho mayor precio sin más razón que el archiconocido punto rojo. Leica y su made in Germany son sinónimo de calidad… hasta cierto punto, como explicaré más tarde.

img_0798

Como ya he comentado, la mitomanía asociada a Leica siempre me ha atraído; consciente de que nunca me compraré una de las carísimas M o Q, andaba al acecho de una X1 o X2 de segunda mano. Y la oportunidad llegó con una X2 que mi tienda de fotografía de referencia vendía de segunda mano; el coste es algo más alto que si se compra a un particular pero ellos ofrecen tres meses de garantía que demostraron valer la pena cuando descubrí que el sensor tenía suciedad. Sí, la infalible firma alemana había permitido que entrase polvo en una de sus cámaras; sospecho que el problema es el objetivo retráctil, algo común en compactas con este mecanismo. Haciendo uso de la garantía de tres meses, pedí a la tienda que se hiciese cargo de la limpieza, lo que suponía enviar la cámara al servicio técnico de la marca. Debo reconocer que, a pesar de ser una cámara completamente fuera de garantía, Leica se hizo cargo de todo el coste de la limpieza y sustitución de algunos mecanismos internos, lo que dice mucho del buen hacer de la firma alemana y de lo importante que es la atención al cliente para ellos.

Mi idea original para el verano pasado era viajar durante diez días por Cataluña con tan solo la Fujifilm X100S que poseía en ese momento. Cuando compré la X2, entregué la X100S como parte del pago con lo que cambió la cámara pero no el plan. Lo único que me preocupaba era si me iba a acostumbrar a usar una cámara sin visor, ya que la X2 no dispone de uno integrado. La solución era el visor externo que Leica ofrece para la cámara aunque el problema era el habitual: un precio inasumible y la escasez de ofertas en el mercado de segunda mano. Por suerte, buceando en internet, descubrí que el mucho más asequible visor VF-2 de Olympus es completamente compatible con la cámara. De hecho no es que sea compatible, es que es exactamente el mismo visor; Leica simplemente remarca los visores que Olympus fabrica. No tardé en encontrar un VF-2 y comprobar con satisfacción que se entendía perfectamente con la X2 a pesar de que afeaba bastante a la cámara que, como se puede apreciar en las imágenes, es toda una preciosidad.

img_0800

¿Y cómo es la X2? Pues, aunque suene obvio, una cámara de fotos. Puede parecer absurdo, pero es la mejor definición que se me ocurre: controles manuales, sin video, sin wifi o detalles similares, con menús reducidos hasta lo mínimo… es una máquina hecha para hacer fotos y olvidarse de todo lo demás. El nivel de detalle de las imágenes está parejo al de las X100 y las fotos en sí tienen una textura especial difícil de definir. Supongo que es lo que se conoce como el efecto 3D de las Leica.

La cámara se comportó de manera magnífica durante el viaje, incluso en condiciones de luz difíciles o de baja luminosidad, como en Montserrat. A pesar de todo intenté no disparar por encima de ISO 800 porque noté que el sensor tendía a mostrar algo de ruido en ISOs altos.

L8010693-Editar

L8011051-Editar

Otro aspecto que me gustó fue cómo se comportaba en ciudad. En mi opinión el nivel de detalle que es capaz de resolver destaca muchísimo a la hora de fotografiar arquitectura urbana, como se puede apreciar en la siguientes fotos.

L8011391-Editar-Editar

L8010815-Editar

Otra característica que me fascina de la X2 es la capacidad para conseguir unos tonos poco saturados y muy agradables a la vista, casi como si estuviésemos disparando con película. Disparé en RAW -Leica soporta DNG- y las fotos tan sólo tienen leves ajustes. Se pueden observar muchos más ejemplos en  mis entradas sobre Cataluña.

L8010539-Editar

Sí, la Leica X2 es una cámara con la que disfruté muchísimo. Supongo que la pregunta inevitable es por qué la vendí y me compré una Fujifilm X100T.

Hay varias razones por las que lo hice. Una de ellas fue el problema del polvo en el sensor, ya que sospechaba que podría repetirse en cualquier momento. La falta de visor integrado era otro problema; la cámara es bastante más pequeña que las X100 por lo que el visor externo se convierte en una joroba que resta comodidad y añade tamaño a la X2. Además es una cámara de 2012 y eso se nota no tanto en sus funciones básicas como en algunos extras en los que la X100T la supera con claridad: mejor rendimiento a ISOs altos, visor integrado y de muchísima más calidad, filtro ND integrado, rueda de compensación de la exposición… y a nivel de calidad de imagen la X100T no se queda por detrás de la X2, más bien al contrario.

img_0796

Por ello, cuando decidí volver a comprar una X100, la Leica X2 tomó el camino de vuelta y acabó vendida en la misma tienda por un precio levemente menor al que me costó. Asumí con gusto la diferencia entre compra y venta porque considero que las fotos que tomé durante mi viaje la compensan con creces.

Esta es la historia de mi verano mitómano, en el que tuve la oportunidad de hacer fotos con una cámara de una marca legendaria que además me ayudó a entender que para mi fotografía tan sólo necesito 35mm de distancia focal. ¿Volveré a tener una Leica ahora que me he quitado la espina? Es poco probable pero no puedo evitar mirar de reojo de vez en cuando a esa Leica Q de formato completo. Tal vez…


One thought on “Un verano con la Leica X2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s