Fotografía de viaje para el turista modesto

Visitar Angkor Wat, sobrevolar un volcán, fotografiar pingüinos en la Antártida… son cosas que la mayoría de nosotros probablemente nunca llegue a hacer. Incluso los que en algún momento nos hemos sentido turistas plus sabemos que la mayoría de nuestras visitas serán a destinos turísticos comunes, generalmente en ciudades. ¿Hay alguna manera de disfrutar y fotografiar estos lugares más allá del clásico circuito turístico? Quiero pensar que sí y por eso me gustaría compartir mis hábitos de turismo fotográfico.

Pregunta a los que saben

Puede parecer algo obvio pero antes de visitar un destino turístico es muy recomendable familiarizarse con el lugar no solo mediante webs de turismo sino a través de páginas y foros de fotografía; en micro4tercios.com, mi foro de referencia,  disponemos de una sección específica para compartir y consultar  puntos de interés fotográfico en los distintos lugares que visitamos. Este es un recurso extremadamente útil porque en cada ciudad o destino turístico hay lugares -mercadillos, callejuelas- que pueden no aparecer en las guías pero ser  extremadamente interesantes desde un punto de vista fotográfico.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Camina, camina, camina

Otro consejo obvio pero que no habría que subestimar. Cada vez que llego a una nueva ciudad, dedico al menos el primer día a caminar y familiarizarme con el lugar, en particular con la zona turística. Además sólo uso el transporte público cuando es necesario y, como norma general, no formo parte de visitas guiadas salvo en casos en que sea la única forma de visitar un lugar determinado o la información que se ofrece en la visita compense la incomodidad de moverme al ritmo de un grupo.

Todo esto me permite identificar zonas potencialmente interesantes para volver después a ellas cuando las condiciones sea idóneas, por ejemplo un lugar desde el puede haber una puesta de sol espectacular o una calle que va a estar vacía en horario no comercial. Cuando se va a la caza de fotografías, recorrer todas las calles y volver a pasar por el mismo lugar no es una pérdida de tiempo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Más arriba

Algo de lo que siempre me informo cada vez que visito un destino es de si existen puntos elevados desde los que hacer fotografías; una imagen a vista de pájaro puede convertirse en el resumen perfecto de un viaje fotográfico. Si el tiempo acompaña y se quiere añadir un  punto más de espectacularidad, es muy recomendable informarse de a qué hora es la puesta de sol y si el mirador está abierto a esa hora. Algunas de mis fotografías favoritas son precisamente de este tipo.

 

La de todos y la mía

Estuve en Perú pero no visité Machu Picchu porque es lo que hacen los turistas“. Aunque parezca increíble, hay fotógrafos que piensan que porque un lugar sea muy visitado, ya no merece la pena. Como he escuchado más de una vez en magnifico podcast Destino Sifakka, aunque tomes la misma foto que muchas otras personas de un lugar muy turístico, sigue siendo tu foto con sus particularidades que la hacen única. ¿De verdad vas a visitar Roma y no hacer una foto del Coliseo, o New York y no tener tu propia versión del skyline? Lo que yo suelo hacer en esas ocasiones es tomar una foto de las que se podrían considerar típicas pero intentando conseguir la mayor calidad posible a nivel de encuadre, exposición y fidelidad en la representación. Una vez que estoy satisfecho, intento probar algo destino: encuadres diferentes, contrastes, juegos visuales con los otros turistas…

8795512941_59dc88c6e1_h

 

Pon cara de turista

Estás en una ciudad en la que nadie te conoce rodeado de miles de visitantes como tú; es hora de perder la vergüenza y hacer esas fotos que normalmente no te atreves a hacer. Los habitantes de zonas turísticas están tan acostumbrados a ver cada día a miles de personas disparando sus cámaras sin descanso que probablemente no se van a molestar en amonestarte si decides hacer una foto a las fachadas de sus casas, establecimientos o incluso a ellos mismos. Yo, que soy muy vergonzoso en ese aspecto, intento soltarme y camuflarme entre la masa de turistas para hacer fotos que mis barreras mentales no me permitirían tomar en mi propia ciudad. Y no te olvides de los propios turistas, en muchas ocasiones fuente inagotable de oportunidades para fotografiar.

L8010624-Editar

 

360 grados

Creo que nunca giro el cuello más veces por minuto que en cada ocasión en que visito un nuevo destino turístico. La novedad hace que escudriñe cada rincón en busca de oportunidades fotográficas que no vería si hiciese los clásicos recorridos turísticos del punto A al punto B. Recuerdo que, cuando visité Besalú -en la provincia de Girona– me fijé en una instalación artística que consistía en sillas fijadas a una pared a cierta altura. Tomé unas cuantas fotografías y una de ellas se convirtió en una de mis favoritas del viaje. Cuando las subí a mi blog y a Flickr, alguien comentó con sorpresa que visitaba ese pueblo habitualmente y que jamás se había fijado en las sillas.

L8011051-Editar

 

Paciencia

Reconozco que es difícil hacerlo cuando no se viaja solo, pero la paciencia es un recurso muy necesario para conseguir buenas fotografías en lugares que tal vez no volvamos a visitar jamás. En Lisboa recuerdo haber estado veinte minutos asomado a un puente hasta que pasó un tranvía por el punto exacto que yo estaba esperando para conseguir la foto que tenía en la cabeza. Hace poco, en Munich, pasé más de una hora y media en la torre del ayuntamiento -A tres grados de temperatura- esperando a que llegase el crepúsculo; la diferencia entre las primeras fotos y las últimas fotos que tomé desde ese lugar es enorme. Si hubiese tomado unas cuantas imágenes y me hubiese marchado tras diez o quince minutos como hizo la mayoría de los visitantes, el resultado habría sido mucho peor del que fue al final.

IMG_7880

 

Viaja ligero

Sé que este punto puede ser muy polémico pero mi experiencia me ha mostrado que no se suelen conseguir mejores fotos por llevar una reflex con cuatro objetivos que por llevar una compacta de calidad. Por supuesto, cada uno es libre de usar el equipo del que más disfrute pero es muy importante valorar cuántas horas al día se van a dedicar a la visita fotográfica y si el peso añadido va a compensar la versatilidad. En mi caso, lo valoré y decidí viajar ligero.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Extra: tráelas de vuelta

Este consejo tal vez pueda no estar relacionado directamente con las oportunidades fotográficas pero se ha convertido en parte de mi rutina cuando hago un viaje. Imagínate que tomas quinientas o mil fotos de lugares hermosos a los que nunca vas a volver y, cuando llegas a casa, descubres que la tarjeta de la cámara está dañada y has perdido todo. En mi caso lo que hago es tener tres tarjetas y rotarlas cada día. De este modo, en el caso en que una de ellas falle o se extravíe, he perdido un tercio de las fotos de mi viaje y no todas ellas. Como suelo además viajar con mi iPad, cada noche vuelco el contenido de la tarjeta en el iPad y de este modo no sólo tengo una copia extra en el dispositivo sino que además -raro es el hotel que no tiene Wifi- se suben a mi cuenta de iCloud para, en el peor de los casos, poder recuperarlas una vez que vuelva a casa.

Hasta aquí los trucos que aplico para convertir un viaje fotográfico modesto en algo para disfrutar y recordar. Algunos de ellos pueden parecer obvios pero me han permitido aprovechar mis viajes un poco más de lo que un recorrido turístico típico lo haría.

¿Y tú, cómo planteas tus visitas fotográficas?

2016-10-12-19-29-34-0200_1-editar


4 thoughts on “Fotografía de viaje para el turista modesto

  1. Qué buena entrada.
    Sí que es buen ejercicio para crecer como persona el ser fotógrafo viajero, sí.
    “Ejercicios” como el de los veinte minutos asomado al puente son mucho más que paciencia. Seguro que alguno llegó a pensar que te estabas poniendo en peligro. La timidez va tomando otro cariz y todo en general, tanto a la hora de ver imágenes como de ver la vida, se va enriqueciendo, y pienso que en general es más efectivo yendo a solas.
    Saludines.

    1. Por suerte no estaba colgando del puente 🙂

      Y sí, viajar solo tiene una serie de ventajas a la hora de poder enfocar el viaje hacia la fotografía. Ya he comentado alguna vez que sería interesante viajar con alguien que comparta afición pero a estas alturas no sé si sería capaz de acostumbrarme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s