Silencio

P6010035.jpg

Alguien me ha dicho de forma bastante acertada que en algunas de mis fotos la mayor presencia es la de la ausencia. Y no anda desencaminado porque Noruega es un país que me sugiere soledad, una nación con algo menos de la superficie que España pero con tan sólo seis millones de habitantes distribuidos a lo largo de 2.000 km en unos pocos centros urbanos y miles de comunidades casi rurales; es inconcebible encontrar aglomeraciones de gente como las de Madrid o Barcelona.

Ese sentimiento me caló hondo desde el principio. Es una sensación palpable en las ciudades y, por supuesto, mucho más en ese 99% de Noruega que es naturaleza; excepto Preikestolen, que en verano esta brutalmente masificado, es muy difícil encontrar más allá de tres o cuatro personas en cualquiera de los innumerables paisajes espectaculares y aún menos si son poco conocidos.

Así que no lo niego, mi fotografía en general -la de viajes algo menos por razones obvias- acaba siendo una fotografía de la ausencia; en buena parte es por mi poca capacidad para retratar a seres humanos pero también porque para mí la fotografía es una afición que realizo a solas y es muy introspectiva. Pensándolo bien, no es extraño que la mayoría de mis imágenes sean de paisajes que tienen ni requieren la presencia humana.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s