Tello, un dron para los indecisos

Sospecho que a muchos aficionados a la fotografía se nos ha pasado por la cabeza en los dos últimos años comprar un dron. Es poco menos que inevitable pasear por las galerías de Instagram dedicadas a este tipo de fotografía y no fantasear con poder tomar el mismo tipo de imagen. El problema, por supuesto, es el económico; el precio mínimo de un dron que permita tomar imágenes interesantes supera los 400 euros, duplicándose ese precio en buena parte de los modelos. Por eso para muchos de nosotros poseer un dron ha sido poco menos que un objeto de deseo prohibido. Hasta que llegó el Tello.

Reconozco que no sabía mucho de drones aparte de conocer los productos estrella de la compañía DJI. Por suerte o por desgracia también tenía una idea aproximada de los precios y o poco o nada de su funcionamiento por lo que siempre encontré algún otro productos en el que (mal)gastar mi dinero. Hace un mes volvía de viaje y tuve que hacer escala en el aeropuerto de Amsterdam. Allí hay una tienda de electrónica por la que me gusta dar una vuelta cuando el tiempo de conexión entre vuelos me lo permite. Paseando por la tienda me fijé en un dron llamado Tello que vendían por un precio nada exagerado, 109 euros. No había oído hablar del Tello y en principio me pareció uno más de esos drones de juguete que se regala a los niños y que ellos usan hasta que se cansan de que se estrelle contra los árboles. Sin embargo, echando un vistazo a la caja me llamaron la atención tres letras que cambiaron mi percepción del juguete: DJI.

Efectivamente, aunque Tello no es fabricado directamente por DJI sino por la startup Ryze Tech, parece ser que el gigante ha vendido su tecnología a la pequeña compañía con lo que el Tello podría ser considerado un hermanastro pequeño del DJI Spark y compañía. Además hay otro gigante involucrado: Intel ha puesto su procesador de video Movidius Myriad 2 dentro del dron con lo cual podemos ver que hay jugadores muy potentes detrás del diseño de este aparato. Con estos nombres involucrados y el relativamente bajo precio tuve pocas dudas en comprar un Tello.

¿Pero cómo es el dron? En realidad es muy pequeño, con un cuerpo apenas más grande que la palma de una mano y 80 gramos de peso. Es básicamente una batería voladora pues ésta ocupa la gran mayoría del cuerpo. A pesar de ello, la batería dura poco más de diez minutos; por suerte no son caras (unos 25 euros) con lo cual yo tengo una de recambio. Tiene una cámara fija de 5 megapixels que se encuentra en la parte frontal del dron; nada que ver con las cámaras basculantes de alta resolución de los modelos superiores por lo que la estabilización es por software, signifique esto lo que signifique. La cámara graba a 720p y tanto fotos como videos se almacenan directamente en el teléfono desde el que se maneja.

¿Y cómo se comporta en el aire? Es sorprendentemente fácil de usar y muy estable para su peso y tamaño. El dron puede despegar desde el suelo e incluso ser arrojado hacia arriba con una mano; en cuanto se dejan de manejar los mandos virtuales el aparato se queda fijo en el aire. Se puede elevar tan sólo hasta 10 metros y alejarse hasta a 100 metros de distancia debido a que se comunica con el télefono mediante WIFI -aunque hay formas de aumentar esos rangos.

Pero por supuesto yo he comprado este dron con un objetivo: hacer fotos. Con una cámara fija de 5 megapixels no se puede esperar mucho y a pesar de ello los resultados están superando mis expectativas. Teóricamente es posible tomar las fotos en modos normal y alta resolución aunque lo que sospecho que es un bug en el software hace que la opción siempre acabe volviendo al modo “normal”; espero que arreglen pronto este error. En cualquier caso las imágenes son más que decentes para ser mostradas en pantalla y con un poco de edición se pueden conseguir resultados interesantes. Es, por lo tanto, un dron ideal para mostrar fotos en redes sociales; me queda pendiente el imprimir algunas imágenes para ver si aguantan el tipo. Respecto al video, no puedo decir mucho dado que no es mi especialidad aunque me parece su punto débil; el video se graba a saltos, no sé si debido al software o a la transmisión por WIFI.

Quiero dejar una cosa clara: con este dron es imposible conseguir las imágenes cenitales asociadas a este tipo de aparatos. Sin embargo es muy útil para hacer fotos de edificios y monumentos desde una perspectiva elevada. Y es que esa es otra de las ventajas de Tello sobre sus hermanos mayores: al pesar menos de 250 gramos, está exento de muchas de las prohibiciones que se aplican sobre drones más pesados respecto al vuelo en lugares públicos. Por ejemplo pude usarlo para tomar vistas aéreas de las casas de madera de Gamle Stavanger, algo que habría sido ilegal con un Spark o un Phantom.

Otro punto a favor es que su SDK es abierto por lo cual no es extraño encontrar aplicaciones alternativas a la oficial. Una de ellas, por ejemplo, permite aumentar el rango de altura máxima hasta 30 metros lo que, combinado con un amplificador de WIFI, extiende las posibilidades del Tello más allá de lo que su fabricante establece. En internet no es difícil encontrar foros muy activos sobre el Tello y es sorprendente la cantidad de ideas que circulan en ellos, desde mandos físicos hasta instalación de otras lentes.

¿Me ha convencido el Tello para que invierta en un dron mejor? Mi favorito es sin duda el Spark pero por ahora quiero pasar mucho tiempo exprimiendo al pequeño de DJI antes de pasar a Primera División.


One response to “Tello, un dron para los indecisos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s